Los cursos de Tecnología y Creación Musical (TCM) sirven para que los alumnos pongan en práctica los conceptos aprendidos en los cursos de Lenguaje Musical, así como los nociones básicas de armonía, composición y grabación.

Esto se hace con aplicaciones informáticas como editores de partituras, editores de sonido, secuenciadores, etc. Las nuevas tecnologías permiten al alumno interactuar directamente con la música que ha creado, incidiendo en el aspecto más práctico de la enseñanza musical.